Suplemento Arquitectura, diario La Voz del Interior, Córdoba – Octubre 2007

 

Sensibilizar el diseño

Dovis-Federico. Los diseñadores industriales Sebastián Dovis y Marcelo Federico, graduados en la Faud UNC brindan servicios de consultoría en diseño y gestión de diseño, además de producir mobiliario en pequeñas series. Son consultores profesionales del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, para el Instituto Nacional de Educación Tecnológica y docentes del Instituto Superior Aguas de la Cañada. Sus palabras:

Córdoba está buscando posicionarse como referente del diseño. La Cámara de la Madera y un grupo de empresas cordobesas, convencidos de que el diseño es la herramienta posible para generar competitividad, se encuentran planificando y realizando actividades que fomentan la incorporación del diseño dentro de la estructura de la empresa.

Con respecto a la producción del mueble, es interesante destacar que pese a que el avance tecnológico mundial es avasallante, en general, la manufactura del mobiliario es artesanal; en Córdoba es difícil encontrar no sólo buena tecnología (lo cual no es condicionante) sino sensibilidad en la mano de obra. Muchas veces, cuesta hacer entender que los diseñadores no buscamos precio sino calidad.

Nos encontramos en un proceso de sensibilización sobre lo que realmente es diseño. Proceso que se traslada al usuario, al empresario, al productor y que pretende poner en sintonía a todas las partes, para que el diseño no sea un valor agregado sino un valor inherente a los objetos.

Diseñamos productos para vivir. Consideramos que el diseño consiste en intervenir en la materialización del mundo creativamente, teniendo que controlar un determinado bagaje de técnicas y tecnologías. Como diseñadores, buscamos captar la esencia de los materiales y sus propiedades: «La materia viva», los vínculos humanos y los vínculos hombre-entorno.

«… La verdadera belleza no es una concepción formal que se puede enseñar. Es el resultado de la armonización de muchos factores intrínsecos, no siendo el último el social», Alvar Aalto, 1936.