Design & UX for Healthcare



El correcto proceso de diseño de un producto médico comienza con la definición de las necesidades del usuario.


Según informes de la OMS, uno de cada 10 pacientes sufre daños mientras recibe atención médica.

Por año se producen 134 millones de eventos adversos por fallas humanas en la atención médica; 2.6 millones resultan mortales.

Un alto porcentaje de estas fallas humanas tienen relación a usos incorrectos de productos en situaciones de uso normal.

Dovis&Federico viene colaborando con empresas como PROMEDON, SILMAG, VALLE, entre otras, en optimizar los  procesos de diseño y desarrollo de productos mejorando no solo la aptitud de uso de los mismos, sino también cumpliendo con aspectos regulatorios, tecnológicos y económicos que impactan positivamente en el posicionamiento de la empresa y su nivel de competitividad.

En próximas publicaciones, ampliaremos algunos de nuestros criterios para el “estratégico” desarrollo de productos médicos que a continuación introducimos:

1. No asumir que conocemos todas las necesidades de sus usuarios.
Los objetos evolucionan, las necesidades también. La influencia de los cambios, que ocurren todo en tiempo, produce que las personas generen nuevos esquemas de razonamiento para enfrentar su vida laboral y cotidiana. Esto afecta directamente en cómo interaccionamos con los objetos y personas que nos rodean.
2. Profundizar en la investigación.
Al no asumir que conocemos todas las necesidades de sus usuarios, (incluso con conjeturas informadas), es momento de profundizar en el análisis de usuarios. Validar lo que sabemos y detectar oportunidades de mejora.
3. Enmarcarla investigación en torno a los usuarios correctos.
Describir la secuencia de uso desde que se recibe el producto en el centro de salud, hasta que se desecha (o mantiene) es clave para entender y considerar todas las personas involucradas en el ciclo de vida del mismo.
4. La investigación observacional arroja los mejores resultados.
Centrarse en las personas nos demanda observar y hablar con usuarios previstos en los lugares de uso previstos; entender sus relaciones y razonamientos, y empatizar con las situaciones de uso y emociones latentes en el momento de uso.
5. Documentarlas necesidades de usuario y traducirlas en Inputs.
Codificar las necesidades de los usuarios y generar las relaciones del por qué suceden, es clave para convertirlas en entradas para el desarrollo de productos.

Llevar adelante procesos de diseño y desarrollo adecuados, se podrá equilibrar las necesidades de usuarios, demandas del mercado, cumplimiento de normativas y tecnología adecuada, no solo disminuyendo los errores humanos sin, posicionando a la empresa con productos eficientes y seguros.

Continuamos el tema en las próximas publicaciones.

Saludos Equipo DF

Using equipment in hospital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *